Micromuseo - Bitácora

jueves, 16 de septiembre de 2010

DEBIDO PROCESO: Una exposición justa y necesaria, en la galería Enlace de Lima


Este jueves, 16 de setiembre, la galería Enlace inaugura Debido proceso, una exposición justa y necesaria sobre la administración de justicia, tema decisivo para la consolidación de una peruanidad democrática y ciudadana, (post)moderna en el sentido superior del término. A continuación el texto que acompaña la muestra. Se reproducen los cinco grabados que le sirvieron de motivación, aunque no las varias otras obras que también la conforman.

JUSTO Y NECESARIO


El Perú, pareciera, vive una REVOLUCIÓN CAPITALISTA que dinamiza económicamente a la sociedad como probablemente nunca antes en su historia republicana. Jamás lo suficiente, claro, y con las consabidas INEQUIDADES. Pero esta exposición no se ubica bajo el horizonte remoto de UTOPÍAS sin mácula, sino en la brega inmediata por la dignificación gradual y FACTIBLE de nuestras existencias ciudadanas.

Las luchas por la CIUDADANÍA PLENA en un país donde las muchas renovaciones no siempre se ven acompañadas por un Estado letárgico, reacio ante los IMPERATIVOS HISTÓRICOS de sus propias reformas: la actualización urgente, pero una y otra vez postergada, de estructuras que se mantienen peligrosamente anacrónicas, COLONIALES casi, en contradicción con el contexto general de TRANSFORMACIONES múltiples.

Un Estado PRE-moderno en una sociedad sesgadamente POST-moderna. O al menos así parece percibirlo la imaginación popular. También cierto IMAGINARIO artístico, evidenciado en parte por esta exposición: la personal y subjetiva interpretación de nuestro sistema de ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA en la mirada de cinco artífices, incitados por el taller de artes serigráficas LLAVENELOJO, de CARLOS TRONCOSO, a participar en la especial carpeta de grabados comisionada por el estudio jurídico DEUSTUA & HALPERIN, Abogados.

El décimo quinto aniversario de ese bufete sirvió precisamente de motivación primera para una iniciativa que, sin embargo, se proyecta hacia CRITICIDADES más amplias. Para mejor perfilarlas, esta muestra suma a los cinco grabados otras obras de sus mismos autores, bajo un título que recoge cierta fórmula legal de ambivalencia inquietante: DEBIDO PROCESO. Una reivindicación histórica de los DERECHOS inalienables de toda persona inmersa en una situación judicial, sin duda. Pero también un recurso para MANIPULACIONES maliciosas que entrampan procedimientos e investigaciones buscando torcer la razón jurídica con dilaciones KAFKIANAS.

Un tema que en estos días ha adquirido escandalosa pertinencia por el decreto que consagra pretextos procesuales para obtener la IMPUNIDAD ante las violaciones de los derechos humanos. Algo significa el que la gran controversia resultante coincida con la apertura de esta exposición, programada meses antes. El AZAR no existe.

Menos aún la ARBITRARIEDAD: aunque en registros muy diversos, cada uno de los artífices aquí participantes ofrece sentidas y poderosas reinterpretaciones de las relaciones ciudadanas con la justicia.

A veces desde claves abiertamente SARDÓNICAS, como en la estampa de PIERO QUIJANO, inspirada en la “Tremenda Corte” de Leopoldo Fernández, el popular cómico Tres Patines. Y en el acompañamiento preciso de los cinco dibujos seleccionados del archivo interminable de las viñetas periodísticas que han hecho de su autor nuestro implacable cronista gráfico. Una suerte de DAUMIER peruano.

Piero Quijano. La Tremenda Corte. 2009-2010. Serigrafía sobre papel.

Ironías que adquieren pautas DRAMÁTICAS en las trasfiguraciones expresionistas con que la serigrafía de JORGE CASTILLA BAMBARÉN somatiza las desgracias del reo “empapelado” por demandas interminables e interesadas. Un DESBORDE de códigos insinuado también, con vocación distinta pero en interesante analogía, por el notable retablo anterior que en esta exhibición le sirve de correlato.

Jorge Castilla Bambarén. Sin título (a.k.a. El Empapelado). 2009-2010. Serigrafía sobre papel.

Un CONTRAPUNTO objetual, formulado con otras maneras e intenciones por la fuerte carga simbólica de una multitud de manos cerámicas reflejadas en negativo “bajo la mesa” y “a medias tintas”: son los elocuentes títulos escogidos para la serigrafía de CARLOS RUNCIE TANAKA, aquí reelaborada con las piezas que le sirvieron de modelo. Y con otra mayor que le otorga ominosa literalidad a la metáfora vulgar de la MANO ROTA por la corrupción.

Carlos Runcie Tanaka. Bajo la mesa (a medias tintas).2009-2010. Serigrafía sobre papel.

Atención a la enorme sutileza artística que asoma tras LA EXPLICITACIÓN DE LO EVIDENTE. Estrategias llevadas a otro extremo por SUSANA TORRES MÁRQUEZ en su opción radical por la sobria pero siniestra materialidad del ready-made: las fotografías de fichaje policial que, sin embargo, personalizan sus certificados de “buena conducta”. En el Perú es la INOCENCIA la que debe ser siempre demostrada. Burocrática y DUDOSAMENTE.

Susana Torres Márquez. Buena conducta. 2009-2010. Serigrafía sobre papel.

Pero hay inteligencia y SEDUCCIÓN tras ese frío despliegue documental. Como en la totalidad de una exposición en la que al repertorio de MISERIAS legales los artífices oponen el despliegue crítico de GOCES. Sensuales y conceptuales. Como en el (melo)drama CHOLO-POP en que los autorretratos de CLAUDIA COCA subvierten con sus MESTIZOS llantos propios a los COSMOPOLITAS de las chicas-Lichtenstein. También desde pensamientos gráficamente revelados que friccionan discursos EJECUTIVOS con coplas PLEBEYAS de Felipe Pinglo, “el hijo del PUEBLO, el hombre que supo amar”.

Claudia Coca. Las plebeyas. 2009-2010. Serigrafía sobre papel.

Como amamos nosotros esta libérrima capacidad lúdica y creativa y crítica de un arte que apuesta por una peruanidad nueva, por una CIUDADANÍA TOTAL.

Es JUSTO y necesario.

Gustavo Buntinx

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página principal