Micromuseo - Bitácora

viernes, 12 de marzo de 2010

REVOLUCIÓN EN LA REVOLUCIÓN V: Cierta izquierda peruana denuncia crímenes de la dictadura en Cuba


Por fin, un soplo de aire fresco en la izquierda peruana. La situación límite provocada por la muerte del obrero cubano Orlando Zapata, condenado prácticamente a cadena perpetua por el solo delito de pensar en disidencia, empieza a generar rupturas abiertas con ese régimen opresivo.

El pasado 9 de marzo, el conocido político y politólogo Nicolás Lynch publicó en el diario limeño La República una reflexiva denuncia de cualquier complacencia ante el gobierno más despótico y reaccionario en toda América Latina. Es un tema sobre el que hemos insistido ya varias veces desde esta bitácora, bajo la convicción de que no hay radicalidad ni proyecto crítico atendible en la cultura si es que no se ofrece también como un pronunciamiento consecuente en el espacio de lo social. Desde esa perspectiva, pocas tareas resultan hoy artísticamente más urgentes que el derrocamiento efectivo de las actitudes dictatoriales que se mantienen (como en Cuba) o se expanden (como en Venezuela). De la misma manera en que antes lo fuera para el Perú el derrocamiento de la dictadura de Fujimori y Montesinos.

Tareas urgentes y románticas. Hace poco más de cincuenta años la gran gesta heroica en nuestro continente era la lucha contra el abominable régimen de Batista. Hoy lo es la lucha contra el régimen aún más lamentable que llegó a imponerse tras los ilusionados, los ilusos primeros años de aquella revolución.

¿Podrán las organizaciones de la izquierda peruana –y no tan sólo sus intelectuales orgánicos– asumir esa responsabilidad ética y política impostergable?

Reproduzco a continuación el comentario de Lynch. El autor, por cierto, es uno de los firmantes de un comunicado aún reciente de apoyo electoral a Ollanta Humala, quien hasta hace poco era el principal admirador público y operador político de Hugo Chávez en el Perú. Ahora, sin embargo, este militar retirado intenta tomar distancia de esas aberrantes posiciones suyas. ¿Signo de los tiempos?


MUERTO DE DICTADURA

Por Nicolás Lynch
Mar, 09/03/2010 - 20:05

Una cuestión central a dilucidar en la muerte del disidente cubano Orlando Zapata es si se trató de un desenlace producto de su huelga de hambre y achacable a él mismo, o de un crimen de Estado producido por las condiciones de la represión política en su país. Creo que se trata de lo segundo y por lo tanto me parece que Orlando Zapata ha muerto de dictadura.

Para la izquierda peruana y latinoamericana es fundamental establecer el carácter de las violaciones a los derechos humanos que se producen en Cuba, entre las que el crimen de Zapata es solo uno de los últimos episodios, para dejarle muy en claro a la ciudadanía que no pretendemos como futuro nada parecido a la dictadura totalitaria que impera en la isla.

Ya pasaron los tiempos en los que estar contra la represión del régimen cubano a su disidencia era ser partidario del exilio reaccionario o del criminal bloqueo de los Estados Unidos contra la isla. Hoy existe otra posición, lejana del estalinismo caribeño y del imperio yanqui, aquella de los que creemos que todos los países, incluido Cuba, tienen derecho a marchar a una democracia sin tutelas de ningún tipo. Una democracia con derechos sociales e independencia nacional como los que logró la revolución cubana en sus albores, pero que ahora desvirtúa con la brutalidad de su represión.

Hoy podemos afirmar que el régimen de los hermanos Castro no es superior a la democracia latinoamericana, a pesar de todos los problemas de esta última. El régimen cubano, como muchos similares, no pudo superar el periodo de dictadura revolucionaria inicial para dar paso a alguna variante de democracia competitiva. Esto lo ha llevado a convertirse en una dictadura burocrática que ha agotado su potencial progresista. Ahora es simplemente un régimen autoritario que ojalá evolucione a una democracia. Aquí valdría la pena recordar a Rosa Luxemburgo, en su crítica precursora a la naciente revolución rusa, cuando dice: “la única libertad es aquella que concedo al que piensa de manera diferente”.

Mientras tanto es un deber de todos los demócratas reclamarle al gobierno cubano la liberación de aproximadamente 200 presos políticos que mantiene en sus cárceles por el crimen de haberse enfrentado abiertamente al poder despótico. La liberación de los presos podría ser un primer paso para una democratización de Cuba que como proceso interno corresponde exclusivamente a los propios cubanos.

Etiquetas: , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página principal