Micromuseo - Bitácora

domingo, 9 de octubre de 2011

DAÑO COLATERAL: Significativa polémica sobre derechos humanos provocada por una caricatura de Carlín


La caricatura de Carlos Tovar (Carlín) que arriba aparece fue publicada por el diario limeño La República el pasado 7 de octubre. Al día siguiente, el mismo medio acogió la carta de Horacio Delgado que argumenta contra esa imagen resumiendo algunas de las razones esgrimidas por el sector de las fuerzas armadas que se opone a las investigaciones por violaciones de los derechos humanos. El dibujante responde en la misma página.

Reproduzco en este post esos tres documentos, cuya significancia no debe pasar desapercibida.

Daño colateral


Señor Director:


Con respecto a la caricatura de hoy (ayer) de Carlín, pregunto: ¿Qué contribución brinda al esfuerzo de esta guerra, que también es suya? Él es peruano y goza de los beneficios directos e indirectos de esta guerra que vivimos y ganamos.


Una guerra es eso, una guerra. Tiene sus consecuencias, y generalmente, son más malas que buenas. Pero las consecuencias de no hacer nada, son peores. Los excesos son, lamentablemente, inevitables, y cuando son de los vencedores se conocen como “daño colateral” y cuando son hechos por los vencidos, “crímenes de guerra”. Los militares son los primeros en lamentar las guerras. Asimismo, nuestro Perú es el único país donde los vencedores de una guerra terminan enjuiciados. Basta con ver casos de la historia y actuales. Incluso hay películas recientes que ayudan a ilustrar toda esta “niebla de guerra”. Quizá él no esté de acuerdo con la existencia de las FF.AA., pero hay que ver varios Estados fallidos actuales para entender su necesidad.


Como buen caricaturista que es lo invito a que indague más en la indignación de tantos de los que comentan de buena o mala forma, que pida ir al VRAE, a Pichari y alrededores, que conviva con la gente de las FF.AA. que opera ahí y vaya con ellos de patrulla. Que sienta la falta de logística, de tecnología necesaria y existente pero de la que carece nuestro Perú, la falta de amparo legal, las incertidumbres y dilemas a los que se exponen al no saber si serán felicitados o enjuiciados. Quizá después de eso pueda hacer una caricatura más objetiva y que realmente contribuya desde su trinchera a este esfuerzo de guerra del que también se beneficia.


Horacio Delgado


Respuesta


Lamento discrepar con el Sr. Delgado cuando dice que los excesos del vencedor son simplemente “daños colaterales” y menos considero que sean inevitables. El maltrato de los prisioneros está condenado por las propias leyes de la guerra.


En EE.UU., a pesar de la orientación claramente derechista del anterior gobierno, se ha condenado y sancionado los abusos cometidos en la prisión de Abu Graib por soldados estadounidenses. En la operación de rescate de los rehenes de la embajada japonesa, en Lima, se infiltró, por orden de Montesinos, un comando siniestro, dirigido por un coronel Zamudio (ahora prófugo) que manchó la operación, y el uniforme, al liquidar a prisioneros rendidos e inermes. Exigir que se castigue a los culpables de ese delito no es atacar a las FF.AA. sino, por el contrario, defender la limpieza de las mismas y el honor de los uniformes que vistieron Grau y Bolognesi. Tampoco creo que los espantosos asesinatos de indefensos campesinos, incluidos mujeres y niños, que por desgracia se cometieron en varias comunidades de la sierra, hayan contribuido en nada en la derrota del terrorismo, ni mucho menos que fueran inevitables.


Carlos Tovar

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página principal